A través del siguiente enlace se puede descargar el documento generado por el Consejo Superior de Deportes (CSD) que detalla un protocolo de referencia y obligado cumplimiento para todos los deportistas de cara al reinicio de los entrenamientos y la posterior reanudación de competiciones oficiales.

Protocolo para la vuelta a los entrenamientos y competiciones

Esta hoja de ruta es de obligado cumplimiento para deportistas federados, profesionales y de alto nivel, además de las federaciones y entidades deportivas.

Hay una condición ineludible: Queda supeditada a que la situación sanitaria lo permita, extremo que decidirá o mantendrá el Gobierno, a través del mando único establecido en el estado de alarma.

 

Fase 1: Entrenamiento individual o básico

Todos los deportistas para comenzar a entrenar deben pasar una prueba de presencia de material genético viral. Los positivos por coronavirus no podrán iniciar la práctica deportiva.

No hay diferenciación en esta fase entre deporte individual y colectivo, todos deberán entrenar en soledad y mantendrán el confinamiento en su domicilio, residencia deportiva o alojamiento temporal.

El entrenador personal o preparador físico hará llegar, y siempre de manera no presencial, un plan de pre-entrenamiento diario que puedan realizar solos. Los clubes e instituciones deportivas podrán nombrar un coordinador para el cumplimiento general del protocolo, así como un jefe médico, con formación en COVID-19, y comunicar la identidad de ambos al CSD un día antes de comenzar a entrenar.

Evitar el uso de instalaciones cerradas, debiéndose buscar alternativas. El deportista llevará guantes y evitará tocar objetos o equipamientos de uso colectivo. Insiste el protocolo en el aumento del volumen ventilado y la fuerza espiratoria al realizar deporte, en carrera a pie distancia de dos metros. 

Las instalaciones deportivas deben tener puntos de control de acceso, provistos de material de desinfección y aislamiento, además de controles de temperatura. Recomiendan el vehículo privado para los traslados del domicilio al centro de entrenamiento.

Turnos para mantener el distanciamiento social y desinfectar las máquinas y otro material colectivo tras cada uso. Los centros deportivos deberán ser desinfectados a fondo antes de su reapertura y asegurar una cantidad suficiente de material de protección (mascarillas, guantes, gel hidroalcohólico...). Los servicios de fisioterapia se limitarán a lo completamente indispensable, fundamentalmente para evitar lesiones.

Fase 2: Entrenamiento medio

En esta etapa se retomarán los entrenamientos y en el caso de los deportes de equipo, el trabajo táctico no exhaustivo. Sería aconsejable realizar esta fase en forma de concentración, viviendo los deportistas en el centro de entrenamiento con residencia, salvo en los casos estipulados en los RDL del estado de alarma como en el supuesto de tener familiares dependientes. 

Las medidas preventivas serán similares a la fase anterior, aunque en el caso de tener que salir del recinto como en ciclismo o deportes acuáticos, mantener las medidas de protección y, en los deportes de equipo, mantener el trabajo físico y técnico individual y realizar algunos trabajos tácticos colectivos pero en grupos reducidos. El cuerpo técnico deberá llevar mascarilla y guantes y respetar la distancia mínima de dos metros.

Los deportistas no podrán compartir material, en la medida de lo posible o con desinfección tras cada uso, ni bebidas ni alimentos. Tampoco material sanitario ni de primeros auxilios. No habrá personal de apoyo ni utilleros por lo que los deportistas portarán ellos mismos material de refresco o auxiliar. 

En los centros de entrenamiento las medidas son similares a la fase primera pero reforzando los puntos de acceso para asegurar un máximo del 50% del aforo y estableciendo turnos. En los vestuarios, se deberá mantener una distancia de seis metros. 

El alojamiento se realizará en habitaciones individuales en las que se desinfectará cuidadosamente, sobre todo, las superficies de mayor contacto. Disponer de dos habitaciones libres para poder aislar a posibles infectados que no puedan ser trasladados a su domicilio y las comidas se entregarán en contenedores cerrados y desinfectados. 

El control médico se mantiene, aconsejan controles diarios, con pautas de actuación y aislamiento de un positivo. Proceder a la limpieza y desinfección de todo el recinto. 

Fase 3: Entrenamiento total pre-competición

Se intensificará el entrenamiento y en los deportes de equipo se permitirá el trabajo táctico exhaustivo. También en régimen de concentración y en total, esta fase junto a las dos primeras deben sumar un mínimo de tres a cuatro semanas. 

Grupos de hasta 14 personas en el complejo deportivo de competición para intentar que coincidan el número mínimo de personas en el terreno de juego. El cuerpo técnico debe mantener las medidas de la segunda fase: mascarilla, guantes y dos metros de distancia. 

Seguirá primando el entrenamiento físico al aire libre pero en esta etapa se permitirá que se intensifique el uso de los gimnasios con desinfección cuidadosa y se evitará compartir material en la medida de lo posible. 

Continúa la imposibilidad de mantener reuniones tácticas, como en la segunda fase, al menos de modo presencial y la distancia mínima en los vestuarios se reduce a la mitad, de tres metros en esta tercera etapa. 

El control médico es igual que en las fases anteriores aunque ampliándolo a todo el personal que en esta etapa esté compartiendo las instalaciones como el personal de apoyo o utilleros. 

Fase 4: Competición

Llegará cuando las autoridades sanitarias y deportivas lo decidan. El protocolo ya advierte que ahora es difícil concretar medidas específicas aunque como regla general, todas las competiciones serán a puerta cerrada, al menos hasta que exista una garantía sanitaria que anule el riesgo que conlleva para el público.

Podría permitirse el uso de hasta un 50% del aforo y volver a la utilización normal de los centros de entrenamiento aunque con habitaciones individuales y gimnasios segmentados. Con espacios de separación delimitados y señalizados. 

En las competiciones que requieran el ingreso de material y personal foráneo en territorio español se coordinará con el Ministerio de Asuntos Exteriores y se le aplicará el mismo régimen restrictivo a todo el personal y material implicado. 

El periodo mínimo entre la fase tres y cuatro será de una semana.

Se evitarán las competiciones masivas, en todo caso se darán salidas de grupos limitados de deportistas, en el número máximo que marquen las Autoridades. 

El control médico se mantendría y se podrán reanudar los masajes deportivos y los tratamientos de fisioterapia podrán normalizarse. En ambos casos adoptando las necesarias medidas sanitarias.