PREV
NEXT

El Hospital Nacional de Parapléjicos en Toledo, ha acogido la Concentración Nacional de Parabádminton organizada por la Federación Española de Bádminton, la Federación de Bádminton de Castilla-La Mancha y el Club Bádminton Drop de Toledo.

Durante el presente fin de semana se ha celebrado en el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo una concentración de la Selección Nacional de parabádminton, dependiente de la Federación Española de Bádminton, que está aprovechando estas actividades para prepararse de cara a sus próximos retos internacionales.

Una vez que el parabádminton ha sido asimilado como deporte por la Federación de Bádminton, se están poniendo los cimientos que permitan tener un buen equipo nacional de cara a la cita de los Juegos Olímpicos de Tokio en 2020. Ese año será cuando esta disciplina debute en la máxima competición internacional y España quiere realizar un gran papel.

Por ello, lo primero que se está haciendo es buscar jugadores de esta disciplina que puedan progresar y rendir a un buen nivel en el futuro. Y es que, se pretende dar el paso desde un nivel nacional a uno capaz de competir de forma internacional, un salto importante que implica mucho trabajo.

Para llevar a cabo esta labor se apuesta por concentraciones como la que se está celebrando en Toledo, donde no sólo se busca que se afiancen lazos de convivencia entre los miembros del equipo nacional, sino que también se están llevando a cabo sesiones de tecnificación que permitan a los deportistas mejorar.

De este modo, la actividad cuenta con profesionales de primer nivel liderados por la coordinadora nacional de parabádminton, Carmen Martínez Villanueva, y técnicos como Dina Abouzeid y Gustavo López, con amplia experiencia en parabádminton, y Miguel Ángel Polo y Javier Abián por parte de la Federación de Castilla-La Mancha, que suman su experiencia al equipo técnico.

Centro de referencia. La elección del Hospital de Parapléjicos no ha sido casualidad, puesto que desde el ente federativo se entiende que se trata de un centro inmejorable. En especial, por las condiciones de accesibilidad que presenta para hacerle más fácil la estancia a los deportistas paralímpicos y por la calidad de sus instalaciones.

De hecho, la intención es que esta iniciativa se consolide en el futuro para que el Hospital Nacional de Parapléjicos pueda seguir siendo el centro neurálgico de estas actividades relacionadas con el parabádminton. El destino es lograr muchos éxitos en Tokio en el año 2020, pero para llegar allí se está trabajando muy duro desde este momento.